shadow

Daisy Masapanta Delgado⇒

 

60 días duró el estado excepción en la provincia amazónica, Morona Santiago. 60 días de miedo vivió un pueblo que se levantó a defender su territorio de las actividades mineras.

El Ministro de Seguridad, César Navas informó que la medida que fue decretada por el gobierno  a partir de la muerte de un policía por un enfrentamiento entre la comunidad shuar y la seguridad pública llegó a su fin. La autoridad afirmó que el estado de excepción no será renovado porque la situación se “ha normalizado”. Y agregó, “queremos dar toda la tranquilidad para que el proceso electoral (19 de febrero)  se lleve de la mejor manera”.

Las huellas imborrables del estado de excepción

Para Andrés Tapia, dirigente de la Confenaie-Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana, la medida demostró la incapacidad del gobierno para llevar a cabo un diálogo, pese a los varios llamados del movimiento indígena para concretar un acuerdo, el gobierno no dio una respuesta en los dos meses, el silencio fue el mejor aliado para el poder.

Tapia detalla que en los 60 días de estado de excepción, el Estado vulneró los derechos colectivos, humanos y de la naturaleza de 40 familias aproximadamente. Los relatos de las mujeres shuar son la prueba de que fue así. “La casa de mi padre fue quemada, los cultivos que eran el sustento también fueron quemados por los militares, ahora no tenemos nada”; “Mi casa fue demolida, mi esposo y mis 5 hijos salimos huyendo a la montaña, ahí no tenemos ni para comer, ni vestir, mis niños están enfermos”; “Mis hijos tienen miedo, cuando oyen pasar los helicópteros, se esconden”. Estos son los testimonios de 3 mujeres que llegaron a Quito para denunciar lo que es vivir en una zona militarizada. Sin embargo, el gobierno bajo el pretexto de “brindar seguridad” envió decenas de militares para controlar a las comunidades shuar, desconociendo así la violencia, y el hostigamiento.

Militares en la zona de Morona Santiago.

Los militares seguirán en la zona

El estado de excepción concluyó, pero el Ministro César Navas aclaró que el personal de la Policía y de las Fuerzas Armadas  no se movilizarán del territorio. “Se mantendrá atento a cualquier eventualidad y pedimos que exista una dirigencia responsable, que no incite a la violencia”, enfatizó la autoridad.

“Al gobierno se le demostró en estos dos meses que los shuar somos pacíficos, los militares no encontraron armas, ni nada que se relacione con la violencia” es la respuesta del dirigente amazónico Andrés Tapia al Ministro Navas.

Cifras

  • En 60 días, 14 personas shuar fueron detenidas, de las cuales 6 continúan en prisión y las demás con medidas sustitutivas.
  • Entre los detenidos está el presidente de la Federación Interprovincial Shuar, Agustín Wachapá que permanece en el centro de Rehabilitación de Latacunga bajo el supuesto delito de instigación a la discordia.

 

Author

admin

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *