shadow
Proceso de liberación de la Madre Tierra Pueblo Nasa, norte del Cauca, Colombia.
El proceso de liberación de la Madre Tierra comunica a todos los pueblos del mundo:
– A pesar de un nuevo intento, uno más, estamos nuevamente en los cambuches y apenas esté buena la luna volveremos a sembrar. En Corinto hoy hemos sido atacados nuevamente y nos destruyeron los armazones de los ranchos y los cultivos. No contaban con que la conciencia sigue en pie de lucha y más fuerte que ayer.
– El ataque fue así: la policía llegó desde temprano acompañando varios camiones de ESMAD y escoltando la maquinaria destructora compuesta por motoniveladora, tractores, camionetas. Desde hace varios días estaba anunciado el desalojo por eso los principales trastes y corotos fueron guardados.
– El operativo se ocupó en destruir pequeños cultivos de maíz que estaban creciendo, otros que ya habían sido cosechados, destruir los armazones de guadua de los ranchos en los que vivimos, algunos trastes, plásticos y colchonetas, las huertas que hay alrededor de los cultivos en los que había cilantro, fríjol, cebolla y plantas medicinales. Dañaron también la siembra en espiral que hicimos durante la Minga de comunicación el pasado diciembre. Durante el operativo resultaron cuatro liberadores heridos con disparos de recalzadas, uno de ellos cerca de la vista. La fuerza pública disparó contra la comunidad en varias ocasiones. Para evitar más heridos y gente lastimada lo que hicimos fue quedarnos en las orillas de las fincas sin salir de ellas. Por eso hoy mismo estamos nuevamente en los cambuches y esperaremos el cambio de luna para volver a sembrar.
– Los ataques realizados y anunciados son una reacción defensiva porque la caña de azúcar ya no crece en las fincas en proceso de liberación. Del total de hectáreas ocupadas hay mil hectáreas en las que no se ve caña, gracias a dos años de arduo y paciente trabajo, de una resistencia que crece cada día y de la sabiduría de nuestro pueblo, que es nuestra guía. Lo que se ve ahora es caña y rastrojo creciendo, signos de cómo la tierra empieza a sanarse.
– El daño ha sido mínimo. Durante los meses de diciembre y enero hemos cosechado en cantidad la siembra hecha en octubre en todas las fincas. Logramos cosechar muchas arrobas de choclo (elote, maíz tierno) con los que hemos preparado envueltos y mote como el que comimos en las mingas del 6 de febrero. En la Emperatriz convocamos a todas las comunidades cercanas para que vinieran a llevar maíz para sus casas. A algunas emisoras comunitarias les hemos compartido también frutos de la cosecha. La cosecha de zapallo (ayote) alcanzaría para llenar un camión y se ha distribuido a distintas partes en la región. En la Albania hemos cosechado dos veces yuca y maíz y en Vista Hermosa cosechamos maíz a pesar de que a finales de noviembre nos fumigaron con glifosato el cultivo desde una avioneta.
– A pesar del daño hecho a las espirales sembradas durante la Minga de comunicación el 19 de diciembre, el logro fue grande. El trabajo se concentró en la recuperación del suelo con semillas propias, con abonos líquidos orgánicos y control biológico. Ese lote de suelo sembrado en espiral alcanzó a recuperarse bastante porque empezaron a brotar yerbas tiernas junto con el fríjol, el guandul, el maíz y el girasol allí sembrados. El fríjol ya había echado vaina, el guandul iba creciendo bonito, el girasol estaba alto y el maíz iba unos altos otros bajos. Todo quedó destrozado pero no perdido: los microorganismos ya están sembrados y ahora mismo descomponen la materia orgánica que la maquinaria tiró al piso. Ya sabíamos que esto podía pasar, por eso nos habían advertido: “estas espirales pueden ser destruidas pero la siembra que hemos hecho es en el corazón esa jamás será destruida”.
– Las aldeas de liberación de la Madre Tierra seguimos en alerta ante las órdenes de desalojo que hay para todos los sitios y ante la militarización que crece en toda la región y que cada día nos va cercando más.
Proceso de liberación de la Madre Tierra Pueblo Nasa, norte del Cauca, Colombia.

Author

admin

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *